Kung Fu Magazine – Entrevista al Maestro Yang Jun

febrero 26, 2016
Entrevista al Maestro Yang Jun extraída del número de junio de 2015 de Kung Fu Magazine.Traducida por Inés Coduri y corregida por Loreley González.
Nota: En la presente traducción hemos tratado de respetar el formato original tal cual lo publicado en la revista, incluyendo las expresiones literales del Maestro Yang Jun en inglés y las ocasionales aclaraciones del periosista.

La mayoría de los estadounidenses están sorprendidos de descubrir que el Taiji es un arte marcial. En la cultura popular Occidental se mete en el mismo saco al Taiji y el yoga, como ejercicio de reducción del estrés, bueno para prevenir caídas de los adultos mayores. Pero cualquier artista marcial conoce mejor de qué se trata. En el nombre completo dimages2el Taijiquan (o en mandarín Taijiquan 太極拳), el Chuan (o Quan) significa “puño”. Es un sufijo común que designa a las artes marciales.
Sin lugar a dudas, el Taiji se ha desarrollado más que cualquier otra arte marcial como programa de ejercicios suaves. Mientras las artes marciales mixtas son un sector de actividad que mueve miles de millones de dólares, aún no figura en la sección deportiva de los periódicos. Aunque el Judo y el Taekwondo son disciplinas olímpicas, su población total de practicantes en todo el mundo no llega a compararse con el impactante número de personas que practican Taiji solamente en China. En todas partes del mundo, el Taiji se imparte en innumerables centros para adultos mayores y en cada vez más hospitales como terapia preventiva y de rehabilitación. Esto hace imposible calcular exactamente la población total de practicantes de Taiji. “No podemos decir cuántos” dice el Maestro Yang Jun (杨军). “Yo no sé. Una vez, el año pasado, ellos dicen que Taiji es el ejercicio más popular [que la] gente [está] utilizando en el mundo. Buscando en Google dio la respuesta. No sé cómo hicieron esto [se ríe] pero probablemente cierto porque en China hay realmente una gran población.”yangjun7
El Maestro Yang es la quinta generación heredero del Taijiquan de la Familia Yang, descendiente directo del fundador del Estilo Yang, Yang Luchan (1799-1872 杨露禅). Cuando la mayoría de la gente piensa en el Taiji, aunque pueden no imaginar “arte marcial”, probablemente visualice las posturas del estilo Yang. Hoy en día es el principal estilo de Taiji en el mundo. Esto sitúa al Maestro Yang en una posición única. En el presente, la cabeza del linaje del Taijiquan del estilo Yang es el abuelo del Maestro Yang, Yang Zhenduo (杨振). El Gran Maestro Yang Zhenduo ahora tiene ochenta y largos años. En 2009, designó a Yang Jun como heredero oficial de quinta generación del arte marcial más popular del mundo.
El Maestro Yang Jun tiene una actitud tranquila y modesta, exactamente la que cabría esperar de un maestro de Taiji. Tiene una mirada levemente vaga, pero sus dos ojos siempre parecen sonreír. Habla inglés bastante fluido y solo recurre al Mandarín cuando el sentido de una palabra es especialmente oscuro. Si el éxito de un arte marcial se mide por su masivo número de seguidores, el Maestro Yang está a un paso de quedar al frente del estilo más exitoso del mundo. Espera aplicar las filosofías consagradas de su tradición para mantener su viabilidad y relevancia en el mundo moderno.
Parte de la filosofía del Taiji es evitar el encuentro directo con una fuerza opuesta. Si a los ojos del mundo el Taiji no se considera un arte marcial ¿por qué ir en contra de esa idea? El Maestro Yang se explaya: “Cuando la gente dice que Tajiquan es un arte marcial, creo que limita al Taijiquan. Taijiquan hoy, más del 80% de la gente practica Taiji hoy no por las artes marciales. Así que si ud cree honestamente que Taijiquan es un arte marcial, yo creo que es una limitación. Su raíz [fue] creada de las artes marciales, pero hoy la gente lo utiliza más para la salud y hacer ejercicio y hasta incluye el equilibrio mental.”

baa230e84c95a725895353dcd03822a0

 

Las raíces del Taijiquan
“La popularidad actual de Taiji se relaciona directamente con la familiar Yang”, afirma el Maestro Yang categóricamente. Como la mayoría de los seguidores del Taiji ya saben, el Yang no fue el primer estilo de Taiji. Sin embargo, fue el primero en acuñar el nombre. El Maestro Yang explica que “el estilo Yang de Taiji aprendió primero de la familia Chen. Esa es nuestra primera generación en China. El incluso fue tres veces a Chenjiaguo (aldea de la familia Chen 陳家溝) y, en aquel momento, en realidad nadie actualmente sabe que Taijiquan existe. En esa época – eso es algo [que] en realidad no [tengo] muy claro porque en nuestra aldea natal, al principio, en realidad no se llamaba Taijiquan. [Lo] llamábamos ‘Puño Largo’ (zhanguan 黏拳) o ‘Puño de Algodón’ (mianquan 绵拳).
“Más adelante, Yang Luchan fue a Beijing. [El fue] presentado por un amigo [y] enseñó en uno de los palacios de los parientes del emperador, llamado Duanwangfu (端王府). Enseñó ahí y, de hecho, [fue] desafiado por muchos tipos diferentes de artes marciales. En esa época, nadie realmente sabía que Taijiquan existía. El primer aporte de la familia Yang es Yang Luchan, en su época, hizo conocer a la gente que Taijiquan existe. YangZhenDuoYangJun2
“Realmente no sé bien quién inventó este nombre, pero cuando él estaba en la aldea de nacimiento en aquel momento, xianzhi (registros provinciales 县志) no tiene registro – no Taijiquan – [solo] mianquan y zhanquan. Así que más tarde cambiaron. En realidad nadie sabe quién hizo el cambio o cuándo cambió exactamente a Taijiquan por nombre oficial. Cualquier cosa que digan ahora, muchas personas estan adivinando. Lo que estoy diciendo es que no sé. Hay muchas historias, pero ninguna de las que conozco han sido demostradas.”
De Marcial a Salud.
Si bien el Taiji estilo Yang desciende de una gran tradición de lucha, el estilo se ha adaptado para ser orientado más a la salud. En retrospectiva fue esta evolución que dio origen al mayor éxito de propagación final del Taiji estilo Yang que cualquier otro arte marcial. “Muchas personas saben que después de que Yang Luchan fue a Beijing, primero fue instructor y enseñó a la familia real. Y segundo, también fue instructor de la Guardia de la Ciudad Prohibida. Tiene estos dos tipos de trabajo. Así que elTaijiquan de los viejos tiempos es duro. La forma de práctica era muy diferente a la de hoy, y nunca la vi. No sé. Esto solo viene de mi familia. Ellos lo cuentan así. No todos los Miembros de la Familia Real pueden hacerlo. [Aunque] los manchurianos eran jinetes, que peleaban en la guerra, en esa época ya [estaban] en la ciudad. No son como el pasado. Ellos modificaron [continuamente] los movimientos, los hicieron para que la gente puede hacerlo. La teoría, el principio, enseñan lo mismo. Nunca cambian. La ejecución, los movimientos, en realidad tienen muchos estilos diferentes; todos siguen necesidades distintas. O diferente marketing, digamos. Probablemente esa no es la palabra correcta. Pero en respuesta a las necesidades de la gente, modifican. Pero nuestros antepasado, ellos, si se examinan todas las artes marciales, tienen este dicho: ‘Xiang tui yong yi zhong he zai, yi shou yan nian bu lao chun’ (Proponerse empujar hacia adelante usando el pensamiento para finalmente ser, beneficios en la vejez: demorar los años, no envejecer, ser como la primavera 想推用意终何在,益寿延年不老春! Así que en épocas muy antiguas se preguntaban ‘¿Qué son las artes marciales?’ Dicen que es favorecer la salud de la gente, hacerlos vivir más, como una primavera interminable. Este no es un dicho de nuestra familia. Esto viene de los clásicos. Este es el objetivo. La lucha no es la principal razón. De hecho hoy, [esta es] una de las razones por que Taijiquan se ha popularizado, más que muchas otras artes marciales en China. Algunas artes marciales sí tienen limitaciones, por la edad o habilidad. Pero Taijiquan, entendemos que ud puede tener cualquier tipo de edad, la gente viene a practicar.
“Una de las razones por las que Yang Luchan enseñaba [a] la familia real [era porque] ellos necesitan demostrar su espíritu. Los movimientos gradualmente se vuelven más y más amplios para hacerlos sentir elegantes. Y esto gradualmente se vuelve la sustancia de la familia Yang. La apertura [de] los movimientos los hace sentir elegantes. Algunos estilos, tienen intención de ser más pequeños.
La Diáspora Yang
El Maestro Yang dice: “La tercera generación es más importante para elTaijiquan hoy” . Señala que el Taiji Yang siempre ha sido reconocido por altos funcionarios gubernamentales y cita la fundación de el Zhongyang Guoshuguan (中央国术馆), una academia de artes marciales fundamental que se estableció como parte de un programa de gobierno para promover la salud de los ciudadanos chinos. “Mi bisabuelo, Yang Chengfu (1883-1936 杨澄甫), era parte de un departamento de educación junto con Sun Lutang (1860-1933 孫祿堂). Estaba al frente del neijia (內家), arte marcial interno. La diferencia es que las primeras dos generaciones, Yang Luchan y Yang Jianhou, principalmente se quedan en Beijing. Yang Chengfu empezó en Beijing, luego empieza a moverse del norte al sur. Y en todos lados el enseña, deja un alumno allí y él va al lugar siguiente. Esto también es porque entonces, el gobierno de China también se mantuvo moviéndose del norte. Esa es la razón de que el Taiji Yang [es] tan popular y más reconocido.”images
Otro factor importante que contribuyó a difundir el estilo Yang fue la creación de una de las primeras formas estandarizadas simplificadas a nivel nacional, la Forma Simplificada de 24 Movimientos de Taijiquan. Puede decirse que esa es la forma más practicada de todas. “La 24 en realidad [está] basada del estilo Yang. En realidad, sacan cada movimiento del estilo Yang [y ] vuelven a ordenarlos en secuencia diferente. La 24 [fue] creada alrededor de 1950, cuando China [estaba] en revolución de los capitalistas. Y China [estaba] buscando de que manera hacer que todos participen en la práctica, mejorando su salud. Esta vez crean algo fácil para que la gente aprenda. Esa vez obtuvieron la respuesta, que Taijiquan Yang era el estilo más popular. Sobre esta base, crean un ejercicio simplificado. De ahí es de donde la 24 vino.
De hecho la persona que [estuvo] encargado de crearla, Li Tianji (1914-1996 李天骥) es también un artista marcial. El en realidad sabe más de los estilos Xingyi, Bagua y el estiloSun de Taijiquan, que del estilo Yang. No eligió el estilo Sun. Eligió el estilo Yang porque el estilo Yang es el estilo más popular. A lo largo de muchos años, y con seguridad al principio, a muchos maestros tradicionales no les gusta este tipo de cambio. Discuten mucho entre estilo simplificado y la forma tradicional de practicar. Se pelean mucho. Ahora la Forma simplificada de Taiji de 24 tiene más de 50 años, casi 60 años. Sí, el Taiji original tiene una manera diferente de practicar. Simplificada tiene otra manera de practicar. Pero de cualquier manera, el gobierno [ha estado] apoyando para promover el Taijiquan. El Taiji simplificado en realidad ayudó a [hacer] más popular [con] las personas que practican Taiji. Eso incluso ayudó a todo Taijiquan [a hacerse] más popular. Desde un punto de vista diferente, en realidad todos ayudan Taijiquan, así que no importa mucho.
“¿Por qué es la 24 tan popular? Porque cada estudiante universitarios tienen un tema que deben aprender, que es la 24. Ud tiene que que aprenderla. Tiene que salvar examen. Porque cada carrera tiene una clase de educación física. En educación física uno de los temas es Taijiquan. Por eso la 24 hizo muchas cosas buenas.”
Tras la fundación de la República Popular de China, los Maestros chinos empezaron la primera ola de inmigración al exterior. Muchos huían de lo que sería un siglo brutal de la historia China, escapando de los comunistas o los japoneses para buscar lugares más pacíficos. “Cuando los japoneses llegar, mi tío abuelo se mudó de Guangxi a Hong Kong. Dong Yinjie (1891-1960 董英杰) uno de los principales discípulos de mi abuelo, el también se mudó a Hong Kong. Así es como Taijiquan se conoció en el extranjero. Desde Hong Kong, ese es un punto. Después, muchos discípulos: Cheng Man-Ch´ing (o Zheng Manqing, 1902-1975 郑曼青), [de quien] probablemente escuchó. Como estaba en Occidente, muchas personas lo conocen. En realidad, primero fue a Taiwán. Luego de Taiwán vino al continente de Estados Unidos. Dong Yinjie también en Occidente, pero creo que estaba en Hawaii. Antes que ellos, probablemente nadie conocia Taijiquan. Así que gracias a ellos, entonces la gente empezó a conocer. Todos relacionados con el estilo Yang. La familia Yang se extendió por todas partes.”
Taiji para la vida y el equilibrio
A pesar de su orgullo familiar, el Maestro Yang tiene algo que confesar. “Francamente, antes de los 14 años, no me gustaba Taijiquan. Demasiado lento para mí. Difícil para mi quedarme ahí tranquilo. Después de los 14 años, empecé a practicar Empuje de Manos. Empecé a ver el aspecto de arte marcial, así que fue más interesante.”
Hoy en día, el interés del Maestro Yang en el Taiji ha crecido y abarca las filosofías eternas del Taiji. Actualmente ha ido bastante más allá del Empuje de Manos “Sabes, todavía es como un lado técnico, descubrir qué tipo de técnica se puede usar. Eso es aún el lado físico. El aspecto mental empezó mas desde que empecé a enseñar. Cuanto más enseño, más busco la teoría: cómo las cosas físicas se relacionan con el espíritu, en relación con nuestra vida. A veces, Taijiquan dice “No usar fuerza contra fuerza” ¿Cómo usamos este tipo de estrategia en la vida real, no solo en las artes marciales? Ud puede aplicarlo a áreas diferentes. Después de empezar a enseñar, me doy cuenta de esto. Antes mayormente yo aun me centraba en el área pequeña, que es el aspecto de arte marcial.
“Cuando en artes marciales se habla de equilibrio, lo primero que hay que hacer obviamente es pararse en el lugar. No caer. Pero no solo eso, el equilibrio en todos los aspectos. Todo lo que veo, siempre lo empiezo a comparar con los principios de Taijiquan. Por ejemplo, en Taijiquan ¿cómo se puede mantener el equilibrio? Ud quiere estar enraizado. Primera cosa, ud quiere raíz. Y segundo, ud necesita mantener la parte inferior pesada y la superior liviana. ¿Cómo puede mantener la parte superior liviana? Si uno está solo, sí, puede hacerlo, pero si hay alguien que lo está afectando…. En Taijiquan tenemos esta idea [de] no resistir, no directamente en contra. En muchas situaciones, por ejemplo, buscando un equilibrio, uno quiere obtener lo que quiere y el otro quiere obtener lo que quiere. No necesitan estar en contra uno del otro. Así si uds pueden aplicar los principios de Taiji, evitar la lucha directa, quizás puedan trabajar juntos. Aunque todos estamos en lados diferentes, todos somos uno.
“Muchos dicen, y esto es lo que no me gusta, a muchos maestros de artes marciales les gusta decir, ‘ese profesor de artes marciales no es bueno’. Tratan de usar este tipo de manera. Creo que es un tipo de hábito del pasado; a los diferentes profesores de artes marciales, siempre les gusta rivalizar. Tratan de dejar claro quién es el mejor. Lo que digo es que todos tenemos nuestra perspectiva. El mundo exterior es bastante grande para todos. La gente siempre está buscando ‘yo consigo tus alumnos’ [o] cosas por el estilo. [La] mejor manera es salir y llegar a los demás en lugar de centrarse en el área pequeña Necesitamos ayudarnos unos a otros Tenemos la misma meta. Cualquier cosa que se haga, fomenta las artes marciales Lo que yo estoy haciendo también fomenta las artes marciales. Nosotros [estamos] básicamente haciendo lo mismo. No es necesario neutralizarnos entre nosotros. Nos podemos ayudar mutuamente para ser más grandes. Quedarnos en el lado positivo. Buscar donde somos similares. Lo que nos une. Si siempre tratamos de buscar la diferencia, nuestro mundo va a ser más pequeño.jun-saber
“Desde este tipo de principal entendimiento, puedo volver al arte. Si solo se miran los detalles, como se maneja con esta técnica, es demasiado, solo simples técnicas. Si uno se mira a si mismo y al oponente como en una sola imagen, este cambio ying yang es innecesario desde este lugar que ud esta haciendo a ud. Puede cambiar desde lugares diferentes. Y desde lados diferentes, se puede encontrar el equilibrio para este aspecto. Como interpreta desde la filosofía, ayuda también a entender cómo se afecta a uno mismo.
El Guardián del Linage de 5a Generación
Heredar el legado familiar, el Maestro Yang es muy consciente de la responsabilidad con que carga pero mantiene la humildad al respecto. “Hay algo que quiero dejar claro. En realidad no me veo como la cabeza de todos o lo que sea. Creo que estamos trabajando juntos. La única más responsabilidad [que tengo] es mis orígenes. Tengo cosas un poco diferentes a los demás. Para algunos, ser bueno o no ser bueno, pueden seguir lo que les interese. Si no bueno, no quieren hacer nada más, está bien. Pero yo, porque vengo de mi familia, tengo este tipo de función – deber en mi corazón. Un día voy a ver a mis ancestros ¿sabe? Y quiero que estén orgullosos de mí, y no digan “Tu no haces nada”. Así que eso aumenta la presión que tengo, así que trato de hacer lo mejor, solo desde esta forma de arte. En realidad no me gusta ser la cabeza de nada. Esa no es realmente mi intención. Pero ahora, sé que muchos pueden decir “renuncio” pero yo no puedo. Esa es mi presión.
“Hay tantas cosas, nuevo cambio, siento que es difícil estar al día cuando llego a cierta edad (se ríe). Ahora, mucha parte de mi tiempo lo saco a mi profundización en el arte. Sacarlo quiere decir gestionar cosas, que quiere decir que estoy cansado por eso. No me gusta hacerlo. Pero no tengo forma de renunciar. Tengo que hacerlo. Eso es algo que no estoy realmente feliz de hacerlo pero me obligo. Realmente siento que se hace difícil estar al día. Las cosas nuevas siempre están cambiando.
Mi meta es, si mientras viva puedo crear el estándar de entrenamiento para el futuro, entonces puedo decir que hice algo. Hoy el estilo Yang tiene mucha historia. Al mismo tiempo, también [es] complicado. Antes, no había ningún sistema, ninguna forma de mantener a estilo Yang cerca uno de otro. Ese es un verdadero desafío. Muchas personas [se] llaman estilo Yang pero todas practican manera muy diferente. Ese puede ser un problema, que en el futuro demasiadas maneras para estilo Yang. Mi meta es mientras viva crear un sistema con cualquiera que quiera unirse, creamos este estándar para futuro estilo Yang. Decimos que Yang Chengfu es quien estableció la forma de estilo Yang, nuestro modelo de estilo Yang. No deberíamos alejarnos demasiado de el. Tenemos que estar dentro de este campo.
El Taijiquan está propagándose con más profesores. Debemos tener una buena forma de mantener buenos profesores. Formar a profesores es un aspecto. El aspecto de educación también es muy importante.
“Nos centramos más que nada en una forma: la forma larga de Yang Chengfu. Solo tenemos una forma de manos Tenemos un arma larga y dos armas cortas. El arma larga es el bastón. La corta es el sable (dao 刀) y la espada (jian 劍). El bastón mide cerca de 8 a 10 pies.”
El papel del Taijiquan en los tiempos modernos
Hoy en día, todas las tradiciones marciales consagradas hacen frente al mismo desafío: cómo mantener su vitalidad y relevancia para las generaciones actuales. El Taijiquan se ha atrincherado en una sólida fortaleza que crece cada vez más, el sector del bienestar. ¿Ha comprometido esto a su integridad marcial? ¿Es la forma larga tradicional demasiado para el ritmo acelerado del mundo actual? El Maestro Yang responde: “muchas veces tengo dudas de gente [que] viene a mi escuela [y] me pregunta: ‘¿Cuánto tiempo puedo terminar este estudio?’. No sé contestarla. Para gente que no tiene ninguna idea de Taijiquan, siempre pregunto ‘¿Cuál es tu meta? Veamos si Taijiquan puede ajustarse a su deseo’ Si busca a Taijicomo un ejercicio tranquilo para la salud, para mantener buen estado físico, Taijiquan puede ser bueno para usted. Si está interesado en la forma de explicación de la filosofía de Taijiquan, cómo la usa en su cuerpo, podemos hablar en ese sentido Creo que servirá. Si está interesado en el aspecto técnico de arte marcial, entonces podemos hablar sobre ese aspecto. Hoy Taijiquan es realmente un ejercicio multifuncional
“Cómo ejercitar el cuerpo, cómo usar la estrategia de Taiji, amigos, colegas y familia, están unidos. Taijihabla de todo unificado, así que se puede usar este tipo de principio de Taijipara todo. Fácil decir, pero difícil de aprender. Al principio, la gente no busca esta parte. Pero cuando se entiende cómo controlarse a uno mismo (eso lleva mucho tiempo de práctica del arte), entonces en ese preciso momento, se sabe qué hay que hacer. No hay que emocionarse. Taijime interesa mucho porque es tan simple, el aspecto filosófico, pero abarca un área tan grande”.

//Linaje de la Familia Yang
Chen Changxing, 6ª generación de Taijiestilo Chen (1771-1853陈长兴).
Yang Luchan, fundador del Taijiestilo Yang (1799-1872 杨露禅).
Yang Jianhou, 2ª generación de Taijiestilo Yang (1839-1917 杨健侯).
Yang Chengfu, 3ª generación (1883-1936 杨澄甫).
Yang Zhenduo, 4ª generación (nacido en 1926 杨振铎).
Yang Jun, 5ª generación (nacido en 1968 杨军).

Anuncios

Una alegría y un honor.

abril 21, 2013


wp-sunset-800x600

Queridos amigos:

En esta actualización, quiero compartir con ustedes una grata noticia.

Ya todos ustedes están enterados de el compromiso de práctica que, internamente, hemos establecido con el Estilo Tradicional de la Familia Yang, a través de la IYFTCCA y la SBTCC.

También saben que tomamos esa opción debido a que en este lugar encontramos la conjunción de conocimiento, didáctica y calidez humana que buscábamos desde hacía mucho tiempo, lo cual ha justificado con creces (y lo continúa haciendo) todo el esfuerzo, tiempo, dinero y trabajo invertidos en seguir esta linea (viajes a Brasil incluídos).

Es así que podrán imaginar nuestra inmensa alegría al recibir la noticia de que hemos sido oficialmente aceptados como Affiliated School (Escuela Afiliada) de la International Yang Family Tai Chi Chuan Association (quien desee más información acerca de lo que esto implica, haga click aquí).

Este frío título posiblemente no signifique demasiado para muchos, pero para nosotros es sin duda un honor enorme el que se considere que nuestra pequeña escuela reúne los requisitos (bastante estrictos) para tener este reconocimiento oficial, sobre todo teniendo en cuenta que somos la primera (y de momento única) escuela de Uruguay, y una de las pocas en Sudamérica, en obtenerlo.

Por otro lado, este aval nos renueva en la enorme responsabilidad de representar con la mayor rigurosidad posible al Taijiquan Tradicional de la Familia Yang en Uruguay, tanto en sus aspectos técnicos, como didácticos, humanos y de Wu De (Virtud Marcial).

También, representa un pequeño peldaño más para la difusión y el avance del Taijiquan en Uruguay, ya que ayudará a lograr un mayor relacionamiento con grupos de practicantes de países vecinos (como ha sido la venida de nuestra amiga Instr. Malu y sus alumnos de Porto Alegre) y a propiciar la visita de Instructores de alto nivel del Estilo Yang a nuestro país.

En este momento y mirando hacia atrás, quiero agradecer a todas las personas que han contribuído de uno u otro modo a este logro.

En primer lugar, a mi querida Loreley, compañera de vida y práctica, quien es un estímulo constante que me impulsa a perfeccionarme y tornarme un mejor ser humano y practicante de Taijiquan.

Por otro lado a todos mis profesores e instructores, quienes me han ayudado a transitar este camino, comenzando por mi querido hermano Horacio Ibarra, quien me introdujo en este arte y sembró, con el ejemplo, en lo profundo de mi corazón, la semilla del Wu De; a mi querido amigo Miguel Cabello por sus desinteresados aportes al desarrollo de mis habilidades marciales y su refrescante “locura enamorada”; a Mamá Lin de quien aprendí la importancia del detalle; a los Profesores Angela Soci y Roque Severino de quienes he aprendido (y continúo aprendiendo) tantas buenas cosas, que me es imposible ennumerarlas en este texto, y sin cuyo apoyo nada de esto sería realidad; y, de más está decirlo, a los Maestros Yang Jun y Fang Hong, verdaderos ejemplos de sabiduría, humildad, y fuente de inspiración en el camino del Taijiquan.

Quiero agradecer también a mis queridos compañeros de directiva de la Asociación Uruguaya de Tai Chi y Chi Kung, Rosario Mora, Tailor Castro y Luis Gerosa, con quienes compartimos ideales y trabajo, en pos del desarrollo del Taijiquan en Uruguay.

También, a mi querido amigo, colega y alumno, Víctor Pagani, compañero de sueños y aventuras, por su apoyo, perseverancia y buen ánimo, aún en situaciones adversas.

Y por último, pero no por eso menos importante, a todos los alumnos que conforman la Escuela de Taijiquan Bambú del Este. Sin ustedes nada de esto hubiera sido posible ni tendría sentido. Es para mi un honor que confíen en mi como docente de Taijiquan; haré todo lo posible para estar a la altura.

Nuevamente, gracias a todos y espero que podamos seguir juntos en el camino por mucho tiempo más.

Leonardo Ratto

XII Seminario Internacional de Tai Chi Chuan de la Familia Yang Sao Paulo 2012 (Impresiones de un recién llegado)

noviembre 25, 2012

San Pablo desde el arribo al aeropuerto de Guarulhos, produce un impacto similar a un “cambio de dimensión” para un montevideano corriente sin mucha experiencia en visitar ese tipo de mega- ciudades.

Imponentes edificios, típica vista del centro de Sao Paulo

Todo resulta enorme, multitudinario e impersonal, pero a la vez ordenado.

Para ir del aeropuerto al hotel subimos a un ómnibus que nos llevó hasta una terminal de subte, bajamos y subimos escaleras mecánicas, atravesamos por molinetes, cambiamos de línea, pasamos por varias estaciones y anduvimos subterráneos de última generación. Cargando valijas, mochilas, mates, termos y espadas, nos cruzamos con masas de gente que circulaban sin mostrarse nerviosos, llenando los largos corredores y túneles. Un error en la dirección a tomar o en la interpretación de la multitud de carteles y señales que intentan poner orden en ese laberinto, podía llevarnos a quién sabe dónde; por lo que no hubo oportunidad de “pararse a mirar”. Salidos por la boca de la estación Faria Lima, caminamos unas cuadras hacia el hotel por una calle llena de tiendas y comercios de artículos baratos por la que la gente se movía apretada.

La gente parece programada para seguir rutinas prefijadas que se cumplen, algo que sorprende y resulta poco explicable para alguien acostumbrado a lo imprevisible y algo caótico de los ritmos de nuestra ciudad. Se reitera la sensación de un orden invisible que hace que esa enormidad se muestre como una sociedad en movimiento.

Entender el portugués que hablan los paulistas: empleados de hotel, vendedores, “motoristas” y la gran mayoría de la gente,

Avda. Paulista, córazon de Sao Paulo

no es para cualquiera; pero todos ponen una gran buena voluntad y tratan de ayudar y hacerse entender, y así, todo se vuelve posible.

San Pablo es una ciudad inabarcable, casi infinita y variada; cruzada por grandes avenidas que unen las múltiples localidades por las que se extiende. En ellas se asientan parques, zonas residenciales, centros comerciales, barrios, etc. El centro de la ciudad, o cada uno de ellos, sorprende por sus enormes edificios de arquitectura ostentosa, coronados con frecuencia por pistas para helicópteros. En pocas cuadras, o decenas de metros, el panorama puede cambiar en forma sorprendente. De una calle llena de gente, ómnibus y comercios, se camina de pronto por cuadras tranquilas de casas bajas. En media hora de bus uno puede recorrer escenarios completamente distintos, o en el medio de una cuadra de barrio se puede alzar un moderno edificio de apartamentos de casi 30 pisos.

El martes conocimos la sede Sao Paulo de la Sociedade Brasileira de Tai Chi Chuan ,un lugar sencillo pero amplio, que ocupa un piso ubicado en un barrio muy bonito llamado Jardim Paulista. Las paredes están llenas de fotos, recortes de diario e imágenes que muestran a los maestros, dan cuenta de la trayectoria impresionante de los directores del Yang Cheng Fu Tai Chi Chuan Center de Sao Paulo, Angela Soci y Roque Severino; o destacan a los premiados integrantes del equipo brasileño en las competencia de Shangxi de éste año.

Junto a nuestra hermana de práctica, Malú, de Porto Alegre

Todos nos reciben con gran amabilidad y cariño, lo que hace que los nuevos nos sintamos rápidamente como en casa. Paula y Vania, dos practicantes de alto nivel del centro, que se multiplicaban en cubrir todos los aspectos organizativos del seminario, nos ayudaron y acompañaron en forma permanente a pesar de sus ocupaciones.

Tuvimos la oportunidad de participar de dos de las clases que se imparten en forma corriente en el centro. Los grupos reúnen a personas de edades y características bien variadas, y se destaca el compromiso con la práctica y el conocimiento de los movimientos. En una de esas clases Angela mostró en 15 minutos un par de ejercicios que nos hicieron avizorar alguno de los aspectos más profundos del Tai Chi. Fue algo como una especie de vistazo hacia la dirección a la que apunta el camino de la práctica. Un adelanto de las experiencias y aprendizajes que iríamos recogiendo en los próximos días.

Gimnasio principal del SESC.

El jueves 15 asistimos al seminario de sable brindado por el Maestro Yang Jun. El lugar, un también enorme y moderno centro deportivo y social de 7 pisos, con numerosos ascensores y pleno de actividades. Eramos alrededor de 80 practicantes reunidos en una cancha de basketball amplia e iluminada por luz natural. El maestro, subido en una plataforma, explicó en su inglés básico, pero preciso, cada uno de los movimientos en detalle, sus aplicaciones y advertía una y otra vez sobre los defectos más comunes. Comenzó y se detuvo en varias oportunidades para realizar consideraciones de tipo general sobre los fundamentos del Tai Chi, del arte del sable, su historia y características.

La forma de sable es corta y genera mucha energía. A pesar de que cada movimiento se ensayaba por separado, era fácil percibir esa carga y despliegue de enorme potencial energético que envuelve al practicante aun sin experiencia. Razón por la cual para conservar el equilibrio, ésta forma se debe considerar y ejercitar como parte de las diferentes prácticas del estilo: forma de mano vacía, tui shou, forma de espada, etc.

Los profesores Roque Severino y Sergio Arione (a cargo de los centros de Montreal en Canadá y de Mendoza) se ubicaron estratégicamente en los extremos del gimnasio, siguiendo la clase como cualquier otro alumno, al tiempo que apoyaban a los participantes con menos experiencia.

Esa actitud de humildad constituye una característica general del estilo que practicamos, del que es ejemplo el propio Yang Jun. Comportamientos, gestos, palabras y actitudes que evitan la ostentación de conocimientos o el despliegue escénico de una personalidad. El saber aparece como algo natural que va fluyendo a medida que es necesario, que se transmite en base a conceptos y ejemplos que aparentan ser sencillos y que el participante parece ir descubriendo por sí mismo. Hasta que en un momento, uno comienza a intuir la enormidad de la sabiduría que posee esa persona que se nos presenta sencillamente, en camiseta, jogging y championes.

Junto a los Maestros Yang Jun, Fan Hong y su hijo Jason.

Para el seminario de tres días sobre la forma de 103 movimientos, se reunió el equipo completo de la Celeste, llegaron Jaqueline y Mónica, apareció la bandera y circularon los mates por aquí y por allá convidando a los colegas de los países participantes, en un ambiente de gran confraternidad. Porque se trató de un seminario efectivamente internacional, al que asistieron practicantes de Argentina, Chile, Venezuela y Bolivia, además de brasileños de distintos estados.

La maestra Fang Hong, al igual que su esposo Yang Jun, mostró que cada seminario es objeto de una cuidadosa preparación, así como un manejo riguroso de los ritmos y los tiempos. Abrió constantemente espacios para preguntas, recorrió las filas en que nos ubicamos los cerca de cien participantes, en varias oportunidades, realizando correcciones y sugerencias. La cuidadosa y sistemática explicación de los movimientos, seguida por la realización de los mismos por los practicantes, durante las 5 horas diarias de práctica, dejó también espacios para el humor y la distención. Así es que a un movimiento incorrecto del brazo, lo llamó “la cuchara que recoge helado”. Esa sencilla y dinámica señora, con aspecto de profesora de educación física y championes con colores fluo, supo, desde ese lugar mostrar su maestría técnica, y marcar claramente las reglas de seriedad y respeto que caracterizan la práctica del Tai Chi.

Junto a la sencillez también experimentamos la familiaridad, porque la Maestra Fang Hong, contó con la ayuda de un pequeño-gran colaborador: su hijo de cerca de 10 años, quién desde el comienzo, mostró su conocimiento de la forma, siguiendo la clase desde un extremo del gimnasio, y luego, pidió para ayudar desde la tarima, donde siguió y mostró cada movimiento, sirvió de partner en la demostración de aplicaciones, y en los descansos aprovechó para sentarse pegado a su cariñosa mamá.

El gran acto de cierre del seminario de San Pablo, para decirlo de alguna forma, estuvo en el seminario de Tui Shou impartido por Yang Jun el lunes 20, en la sede de la SBTCC de la calle José Ma. Lisboa. El maestro comenzó nuevamente su lección con una pequeña charla sobre conceptos, los que fue presentando a partir de preguntas a los participantes sobre los fundamentos. El principio de Ying y Yang presente en cada movimiento , su carácter relativo, el cambio continuo y la presencia de uno en otro, su mutación; el equilibrio como principio básico y como lograrlo; el abandono del yo para conocer al compañero de práctica; la acumulación de energía al ceder y su liberación en el movimiento; en fin, la ubicación e importancia del Tui Shou en la práctica del estilo y muchas otras cosas; fueron explicados en términos fáciles y directos de una forma tal, que parecían sencillos.

Entrega de certificados del seminario de tui shou

El seminario tuvo un alto nivel, los ejercicios propuestos no fueron sencillos, exigieron a fondo y a la vez enseñaron, no sólo en cuanto a los movimientos que se pudieron aprender, sino por las líneas de trabajo que se dejaron ver. El maestro no ahorró conocimientos: técnicas, movimientos y posturas, fueron mostrados, explicados y ensayados. Lo que al mismo tiempo nos permitió entender porqué Yang Jun fue elegido por su abuelo Yang Zheng Duo como sucesor de la 5ta. Generación de la familia Yang.

La profesora Angela Soci acompañaba al maestro en la demostración de los ejercicios, a la vez que traducía sus explicaciones, su naturalidad, flexibilidad y permanente sonrisa eran demostrativos de su altísimo nivel técnico, y de una personalidad que se podría afirmar, es una de las características de la escuela. Por lo que su próxima visita a nuestro país junto al profesor Roque Severino, constituirá un evento de un nivel hasta ahora no logrado en Uruguay en lo relativo a la práctica del Tai Chi Chuan.

El Seminario de San Pablo forma parte de las posibilidades de participación en instancias de formación a nivel internacional, incluidas en las múltiples actividades de difusión del estilo de la Familia Yang. Estos cursos, sumados al cuidado por la formación, actualización y certificación de los instructores, a las estrictas reglas para el otorgamiento de la acreditación de niveles de conocimiento, al trabajo constante de sistematización, documentación, investigación y desarrollo del conocimiento y su transmisión, otorgan a nuestra escuela un nivel técnico y de confiabilidad, que sin duda la destacan, en el ámbito de la práctica del Tai Chi Chuan.

Entrevista al Maestro Yang Jun

agosto 4, 2012
La siguiente entrevista fué publicada en la revista electrónica “Tai Chi Brasil”, en su edición de setiembre-octubre 2010. Pueden encontrar el original en  www.RevistaTaiChiBrasil.com.br

Nacido en 1968 en Taiyuan, China, Yang Jun es descendiente de sexta generación del creador del estilo Yang Tai Chi Chuan. Hijo de Yang Dao Fang, Jun Yang comenzó su entrenamiento con su abuelo, el maestro Yang Zhen Duo. Se graduó en Educación Física en la Universidad de Shanxi, China, en 1989. En 1995 la Academia del Wushu de China le reconoció como Maestro de WuShu en la provincia de Shanxi. En el año 1998 Yang Jun creó la Asociación Internacional de Tai Chi Chuan de la Familia Yang y la preside desde entonces. En agosto de 1999 se trasladó a Seattle, Estados Unidos, para comenzar a trabajar formalmente en la Asociación Internacional y establecer una escuela como el primer miembro de la Familia Yang que vive fuera de China. El Maestro Yang Jun domina el Tai Chi Chuan, la Espada de Tai Chi, el Tai Chi con Sable, el empuje de manos (Tui Shou) y muchas otras formas de Tai Chi.

Tai Chi Revista Brasil – Maestro Yang Jun, Como fue el comienzo de su aprendizaje en el Tai Chi Chuan y cómo es tu entrenamiento ahora?

Maestro Yang Jun – Cuando empecé, seguía a un grupo de mi abuelo, cuando tenía 5 o 6 años edad.

Maestro Yang Jung realizando “El gallo dorado se para en una pata”.

Vivíamos en el campo con mi abuela, que vivía lejos de mi abuelo (porque cuando yo nací era precisamente la época de la Revolución Cultural). Algunos días lo visitábamos, y, cuando esto sucedía, él me ponía a practicar.

Mi abuelo practicaba en su trabajo. De hecho, él no podía enseñar en aquel tiempo. Simplemente practicaba con 5 o 6 personas que lo seguían, y él me ponía a practicar con ellos. Así es como empecé.

Hoy en día practico todos los días la Forma a mano vacía y, a veces como armas, pero muchas veces practico las posturas fijas y pértiga. Esta es mi práctica diaria básica.

Tai Chi Revista Brasil – Tai Chi Chuan, como filosofía, ha influenciado su vida?

Maestro Yang Jun – Sí, creo que sí. Una cosa es cómo entiendo la filosofía y otra cosa es la forma en que esta fué cambiando mi vida a medida que crecí. Me he vuelto más reflexivo sobre lo que la filosofía es y cómo me influye y me dirige a actuar en la vida cotidiana, y también cómo afecta a mi personalidad.

Verá, cuando algo sucede en mi vida y por casualidad me enfado, me quedo tranquilo por un momento, me doy tiempo para pensar con más claridad y no actuar impulsivamente en ese instante, y dejo que mi mente se torne más clara.

Por otro lado, no sólo la filosofía, sino también la propia estrategia de Tai Chi Chuan, es no resistir las cosas, primero hay que dejar seguir un poco, dejar la mente en calma y luego actuar del modo correcto.

Tai Chi Revista Brasil – ¿Cómo el Tai Chi Chuan influido su vida?

Maestro Yang Jun – Bueno, el Tai Chi Chuan es todo para mí ahora, porque conozco personas por todo el mundo a causa del Tai Chi Chuan, viajo a causa de Tai Chi Chuan, mi vida es el propio Tai Chi Chuan, no hay diferencia entre mi vida diaria y el Tai Chi Chuan.

Tai Chi Revista Brasil – ¿Ha practicado algúna otra arte marcial?

Maestro Yang Jun – No, nunca he practicado ningúna otra arte marcial además del Tai Chi Chuan de la Familia Yang, pero cuando estaba en la Universidad (porque era obligatorio) tuve que aprender por unas semanas un estilo de arte marcial externa y la forma 24 de Tai Chi Chuan, aunque después de la prueba en la Facultad no las practiqué más.

Tai Chi Revista Brasil –¿Alguna vez necesitó utilizar las técnicas del Tai Chi Chuan para la autodefensa?

Maestro Yang Jun realizando Tui Shou con su hermano, el Maestro Yang Bin

Maestro Yang Jun – Ahora no mucho, la mayoría de la gente ahora practica el Tai Chi Chuan por razones de salud y doy clases de Tai Chi Chuan también para mejorar la salud de las personas.

Pero antes (aunque no quiero hablar mucho sobre ello) usé bastante el Tai Chi Chuan para luchar. Cuando era más joven yo luchaba mucho y hasta terminé siendo famoso por ello en mi ciudad.

Tai Chi Revista Brasil – En su familia, la mayoría práctica Tai Chi Chuan?

Maestro Yang Jun – Esta es una pregunta amplia, porque hablando de mis parientes, todos practicaron y practican Tai Chi Chuan: mi tatarabuelo, mi bisabuelo, mi abuelo, mis tíos abuelos, mis primos, mi hermano.

Mis padres y mi tío no practican mucho porque empezaron tarde, pero aún así, practican por razones de mantenimiento de la salud.

Tai Chi Revista Brasil – ¿Cuál fue su razón para elegir el Tai Chi Chuan como un profesión?

Maestro Yang Jun – Bueno, cuando yo era joven, no había elegido todavía el Tai Chi Chuan, pero mi abuelo me lo hizo practicar.

Incluso después de graduarme, no había pensado en seguir la carrera de Tai Chi Chuan. Yo trabajaba en otra cosa.

Pero mi abuelo esperaba que yo pudiera llevar a cabo el arte de la familia y siempre me animó a enseñar y practicar Tai Chi Chuan.

Hace más de 20 años, cuando comenzó a viajar para enseñar, me llevó con él y así, a su lado, conocí a mucha gente y recibí el respeto de muchas personas que practican Tai Chi Chuan. Esto me cambió la vida.

Y, de hecho, empecé a dedicarme en forma profesional de Tai Chi desde 1998, cuando me mudé a los EE.UU. y esto se convirtió en mi único trabajo.

Pero, en realidad, el que mi vida se haya vuelto totalmente dedicada al Tai Chi Chuan fue gracias a mi abuelo.

Tai Chi Revista Brasil – ¿Alguna vez ha participado en un torneo?

Maestro Yang Jun con su abuelo, el Garn Maestro Yang Zhenduo

Maestro Yang Jun – No exactamente.

Cuando yo era joven, estaba muy interesado en participar en este tipo de eventos, pero mi abuelo me dijo: “tu eres un miembro de la Familia Yang y no hay razón para participar en las competiciones en nombre de la familia, porque en cualquier competencia podrías tener ventaja debido a los practicantes y sus diferentes niveles, y a los jueces, que son diferentes “.

Así que nunca me metí en las competiciones individuales, pero mi abuelo me animó a participar en los concursos en grupo, como parte de grupos y equipos, con el fin de adquirir experiencia en este tipo de actividad.

Tai Chi Revista Brasil – ¿Cuál es la principal cualidad que un practicante de Taijiquan debe desarrollar?

Maestro Yang Jun – Bueno, para las personas que practican por razones de salud, creo que la práctica diaria con espíritu elevado, para tener una vida mejor, debe ser la mejor manera de lograr estos resultados; pero veo que muchas personas que tienen esta meta no se dedican lo suficiente y no logran sus objetivos para la salud.

Por lo tanto, si una persona quiere tener una buena salud con el Tai Chi Chuan, se debe practicar todos los días. No se consigue eso con practicar apenas durante un día. Este es el método para la buena salud.

Pero por otro lado, si uno practica para entender cuál es la estrategia, la vinculación con el arte marcial, es un poco diferente.

El Tai Chi tiene muchos buenos principios a seguir, como utilizar una buena estrategia para hacer frente a un oponente, por ejemplo, combinando la suavidad y la dureza dentro de la práctica. Pero esto se expande mucho, porque en la medida en que practicamos estas estrategias dentro de la técnica marcial, sabremos cómo usarlos en nuestra vida diaria, cómo hacer frente a muchas situaciones de la vida diferentes, utilizando las estrategias de Tai Chi Chuan marcial. Se trata de una cuestión muy amplia y que tendría que dedicar mucho tiempo a explicarla.

Realizando “La serpiente que se arrastra”.

Tai Chi Revista Brasil – ¿Cuáles son los maestros que más admira?

Maestro Yang Jun – Bueno, mi abuelo es mi maestro y yo nunca aprendí lo suficiente con él, que es una fuente inagotable de conocimiento.

Mi aprendizaje fue con él y no sólo en Tai Chi Chuan, si no en la forma en que me relaciono con la gente y las cosas en la vida. La manera de enseñar y de dedicarse a las personas.

¡Hoy tanta gente lo sigue! Puedo decir que es la persona que más admiro.

Tai Chi Revista Brasil – Hay personas que creen que la práctica del Tai Chi Chuan es una actividad sólo para las personas mayores. ¿Qué piensa usted al respecto?

Maestro Yang Jun – Bueno, mucha gente piensa de esta manera. Este es uno de los buenos efectos del Tai Chi Chuan, ya que los ancianos lo pueden practicar. Pero también el Tai Chi Chuan es un arte marcial y se puede ver que los practicantes obtienen una gran cantidad de habilidades mediante la práctica, y también hay muchos jóvenes que practican Tai Chi.

Podemos entonces decir que los ancianos pueden practicar Tai Chi por razones de salud, pero no es un arte exclusivo para la tercera edad en absoluto.

Tai Chi Revista Brasil – El Tai Chi se está volviendo muy popular en todo el mundo y en Brasil. Como resultado, muchos oportunistas han aparecido. ¿Cómo ve usted esta situación?

Maestro Yang Jun – Bueno, esto es como el yin y el yang, cuando crecen las cosas hay siempre un lado bueno y un lado que no es bueno. Así que tenemos que mirar las cosas desde el lado positivo y ver lo más importante, que es el desarrollo del Tai Chi Chuan en el mundo, y las personas que utilizan el Tai Chi Chuan para engañar a alguien no podrán mantener esto por mucho tiempo y, ciertamente, en algún momento se detendrán o incluso cambiarán de actividad.

Así, por cortos períodos de tiempo, esto es una cosa normal.

Tai Chi Revista Brasil – ¿Cuál es la importancia de aprender Tai Chi Chuan con un buen profesor?

Maestro Yang Jun – Bien, aprender Tai Chi hoy en día es más fácil, porque fácilmente podemos encontrar a un profesor cerca de nuestra casa.

También aprender desde los distintos medios de comunicación es un buen aprendizaje, pero la relación de maestro/alumno es muy importante y esencial, ya que el profesor puede verlo practicando y ofrecerle cosas específicas para mejorar su aprendizaje. Cuando observamos un DVD, la información es más general y no permite un aprendizaje en profundidad.

Tai Chi Revista Brasil – ¿Qué cualidades debe tener un profesor de Tai Chi Chuan?

Maestro Yang Jun – Acerca de eso, se dice en la tradición china: en primer lugar, usted tiene que tener una moral incuestionable, así como un profesor debe tener un comportamiento adecuado, correcto.

Es decir, la primera cosa que un profesor debe tener, es una conducta moral elevada y en segundo lugar viene la buena técnica.

Esto es porque puede haber alguien que tiene buena técnica, pero que no tiene una buena moralidad, y sin duda esa persona no va a ser un buen profesor.

Por lo tanto, para encontrar un buen profesor asegúrese primero de que es una buena persona.

Tai Chi Revista Brasil – ¿Qué método de enseñanza utiliza Ud. en sus clases regulares?

Maestro Yang Jun – Enseño en diferentes niveles de clases y los métodos son diferentes.

Más que nada, hago un seguimiento de los alumnos para decidir los métodos, que nunca son los mismos.

Logicamente, hay algunos procedimientos básicos, pero en realidad ellos también varían según el nivel de mis alumnos.

Tai Chi Revista Brasil – ¿Es necesario que el profesor monitoree constantemente el desarrollo de sus estudiantes?

Maestro Yang Jun – En términos generales, sí, pero usted debe tener un criterio y un método adecuado.

Si a veces estamos muy encima de un estudiante, puede no ser bueno. Él puede sentirse demasiado presionado.

Entonces, qué tanto estaremos monitoreando su desarrollo, dependerá de la observación y la sensibilidad entre proceso de enseñar y la habilidad del alumno para aprender.

Debemos encontrar un equilibrio en este proceso, a través de la sensibilidad y respeto por las necesidades del estudiante.

Tai Chi Revista Brasil – ¿Qué consejo le daría a aquellos que están comenzando a practicar?

Maestro Yang Jun – Básicamente, el Tai Chi Chuan es una práctica fácil de aprender, pero cuando empezamos a aprender, percibimos que hay muchas cosas que no son tan fáciles en el camino de aprendizaje.

Todo lo que quiero decir es que, cuando usted acaba de empezar, no se puede ver todo lo que hay que aprender en el futuro a través de su práctica, y por lo tanto, es importante seguir practicando y creyendo en el Arte, y, sinceramente, continuar en la práctica para lograr el mejores beneficios que el Tai Chi Chuan tiene para ofrecer.

Tai Chi Revista Brasil – ¿Le gustaría enviar un mensaje a nuestros lectores?

Maestro Yang Jun – Como dije antes, si quiere practicar Tai Chi Chuan para el beneficio de la salud, usted tiene que, en primer lugar, creer en el Tai Chi Chuan y tener sinceridad con el Arte, y, siguiendo con su esfuerzo y sus prácticas, alcanzará sus metas, y los beneficios serán proporcionales a su esfuerzo y sinceridad.

Retiro de práctica en “Las Brujas”: dos días a puro Taijiquan (y Qigong).

octubre 21, 2011

Motivo del encuentro

Del 23 al 25 de setiembre se llevó a cabo el Primer Retiro de Práctica de Taijiquan, organizado por la Escuela de Taijiquan Dongfangzhu (Bambú del Este), de la que soy alumna.

Esta actividad estuvo a cargo de los tres instructores de la Escuela: Leonardo Ratto, Loreley González y Víctor Pagani, quienes además de tener larga experiencia en la materia, desde el año pasado están profundizando sus conocimientos y práctica con el Maestro Yang Jun (5ta. Generación de maestros de la Familia Yang) y con la instructora Angela Soci, Directora para América Latina de la International Yang Family Tai Chi Chuan Association.

Cómo funcionamos

El lugar elegido para este primer retiro de la Escuela fueron las instalaciones de EMAUS, en el paraje Las Brujas, departamento de Canelones, lo que resultó una excelente elección, tanto por su ubicación -cercanía y fácil acceso- así como por sus cómodas y espaciosas instalaciones, rodeadas de un entorno natural muy acogedor.

La mayoría de los participantes llegamos el viernes en la tardecita, para instalarnos, compartir la cena y ponernos al tanto del programa de actividades y la forma en que nos organizaríamos para la convivencia.

Si bien el programa de actividades me pareció un tanto ambicioso en relación al tiempo con que contábamos, su puesta en práctica demostraría lo contrario.

Así fue que a partir del sábado por la mañana temprano, luego de sumarse algunos compañeros acabados de llegar y con un clima maravilloso, que nos acompañó durante los dos días de retiro, comenzamos las actividades organizados en tres grupos -cada uno a cargo de un instructor- integrados de acuerdo al nivel de práctica de sus participantes.

Las actividades

Alternando prácticas de Qigong (Chi Kung) (con las que además comenzamos nuestras mañanas), Forma de 103, Tui Shou (empuje de manos) y clases teóricas, tuvimos la oportunidad de revisar errores y aciertos en la ejecución, plantear dudas, intercambiar conocimientos y compartir experiencias.

La dedicada, paciente y, prácticamente permanente, supervisión de los instructores, permitió ir viendo paso a paso los principios posturales y conceptuales de cada propuesta, haciendo énfasis en el sentido, la intención y el objetivo, más allá -y como fundamento mismo- de la ejecución de cada movimiento, postura o intervalo de transición.

Esta intensa actividad contó también con merecidos y bien ganados, espacios de descanso, esparcimiento y diversión, entre caminatas, ruedas de mate, lectura de material bibliográfico brindado en préstamo, cine de sábado por la noche y una propuesta gastronómica muy variada que, gracias a la modalidad de “autoservicio” nos permitió compartir riquísimos platos armados a la medida y el gusto de cada comensal.

Tampoco faltó la oportunidad de evaluar la propuesta, opinar y hacer sugerencias, mediante el llenado de un formulario repartido para tal propósito, así como durante la reunión final llevada a cabo el domingo antes de emprender el regreso.

Ultimo comentario

Nada de esto hubiera sido posible sin el amoroso cuidado puesto por los organizadores de este retiro. Desde las prácticas y sus contenidos, pasando por el detalle de la estufa a leña encendida en cada habitación, el exquisito pan hecho por Víctor y la selección de cine, hasta el armado de los grupos sopesando cada uno de sus integrantes, todo fue, seguramente, planificado y puesto en práctica como una forma más de difundir aquello que generosamente predican en su práctica cotidiana.

Sin lugar a dudas valió la pena y ya estamos preparándonos para el próximo.

Mónica Coll

La aventura paulista (2): curso de perfeccionamiento en “O Jardim do Dharma”

septiembre 4, 2011

Luego del primer contacto con la Yang Family, establecido cuando asistimos al Seminario del Maestro Yang Jun en Sao Paulo; fuimos invitados a asistir a un curso de perfeccionamiento de la Forma Tradicional que se desarrolló durante 2 semanas en febrero de 2011.

El objetivo del mismo fue ampliar contactos con instructores de toda Latinoamérica y perfeccionar practicantes para la correcta difusión del Estilo Yang Tradicional.

Desde Uruguay asistimos al curso tres instructores, Leonardo Ratto, Loreley Gonzalez y yo, quienes compartimos el curso con cuatro venezolanos y dos peruanos.

Entrada del Jardim do Dharma

El curso se desarrolló en las afueras de Sao Paulo, cerca de la localidad de Embú, en el Jardim do Dharma, que cumple la doble función de centro de instrucción intensiva de la Sociedad Brasilera de Tai Chi Chuan y lugar de retiros para prácticas de Budismo Tibetano.

La llegada…

El lugar ubicado en la Mata Atlántica entre las sierras que rodean Sao Paulo, posee todo lo necesario para dedicarse a una práctica intensa sin tener que preocuparse de otra cosa.

Por la noche y luego de cenar temprano, solíamos ver algún video o película relacionados con la materia; a veces también realizábamos alguna tarea específica,relacionada al trabajo realizado durante el día.

Práctica alaire libre

Junto con los instructores de la SBTCC (I)

Los dos fines de semana que estuvimos, compartimos algunas actividades con grupos de más de treinta instructores brasileros que participaban de jornadas mensuales de perfeccionamiento, así como clases teórico-prácticas dictadas por el Profesor Roque Severino.

Las prácticas mayormente estuvieron a cargo de Angela Soci con la ayuda de Paula Faro.

Junto con los instructores de la SBTCC (II)

En el curso nos encontramos con un nivel de exigencia muy alto y un gran rigor en las correcciones tanto de los movimientos, como de las posturas y las transiciones.

Hay que destacar el profesionalismo y el amor por la tarea de los instructores y sobre todo de Ángela, cuya sabiduría le permite exigir con rigor pero de acuerdo al nivel de cada individuo.

Cabe destacar también el trato recibido, de una calidez humana excepcional, en un ambiente a la vez exigente y distendido cargado de buen humor y amabilidad.

El grupo de extranjeros junto con la Profesora Angela Soci

La comida sin ser lujosa era abundante, variada y de muy buena calidad preparada por Diva, una cocinera maravillosa. Las habitaciones cómodas y el lugar realmente paradisíaco.

En lo personal, más allá de los profundos sentimientos de amistad y camaradería que generó la convivencia estrecha, tanto con los instructores como con los compañeros que participaron del curso; siento que mi entendimiento del Tai Ji Quan sufrió un cambio cualitativo importante (cuando hablo de entendimiento me refiero no solo a mi mente, también a aspectos corporales y energéticos). Un cambio profundo que tal vez en otras condiciones hubiera requerido mucho tiempo.

Entonces, a seguir profundizando los lazos y que más practicantes puedan participar de este tipo de experiencias tan satisfactorias como enriquecedoras tanto para nuestra práctica personal como para la difusión del Tai Ji Quan en nuestro medio.

¡A no perdérselo!

Víctor Pagani

La aventura paulista (1): primeros uruguayos con el Maestro Yang Jun.

agosto 24, 2011

Maestro Yang Jun

Para quienes tenemos nuestros pies colocados de modo irreversible en el camino del Taijiquan, la posibilidad de recibir enseñanzas directas de un verdadero Maestro de este arte, es algo invalorable. Más aún si dicho Maestro es a su vez, el heredero de alguno de los linajes originales de los Estilos Tradicionales.

Por esto, cuando recibimos la noticia de que el Maestro Yang Jun, 5° generación de Maestros de la Familia Yang y detentor actual del linaje de la misma, dictaría seminarios en Sao Paulo en el mes de octubre (2010), supimos que no era una oportunidad para dejar pasar.

Víctor y yo en la conferencia inaugural.

Es así que nos comunicamos con la SBTCC, organizadora del evento, y al cabo de unos meses de preparativos (no sin cierto esfuerzo, y gracias a la inestimable colaboración de alumnos y amigos) desembarcamos en Sao Paulo.

SESC Pompeia, lugar del seminario

Luego de algunas peripecias que no detallaré (las anécdotas de viaje suelen ser más entretenidas para quien las cuenta que para quien las oye), nos alojamos en un pequeño hotel céntrico y nos dirijimos a la conferencia inaugural.

Allí tuvimos nuestro primer encuentro “en vivo y en directo” con el Maestro Yang, quien se dedicó durante las dos horas y pico que duró la misma, a contestar con paciencia y minuciosidad las preguntas que le fueron formulando los presentes. Ya en ese momento nos llamó la atención gratamente, la sencillez con que se mostró ante público, así como su esfuerzo por explicarse de un modo claro y comprensible por todos los presentes, características que permanecieron incambiadas durante toda la duración de los seminarios.

Pero sabíamos que el “verdadero baile” comenzaría al otro día, y no nos equivocamos.

Exhibición a cargo de instructores de la SBTCC

La práctica de los siguientes cuatro días fué intensa y enriquecedora.

El Maestro Yang nos fué guiando por las distintas figuras de las Formas de 103 Movimientos y Sable con paciencia y meticulosidad , haciendo énfasis en los fundamentos posturales del estilo, explicando los puntos cruciales y repitiendo una y otra vez los detalles a atender durante la ejecución de las posturas, siempre amable, siempre de buen ánimo, siempre paciente.

El trabajo era matizado por algunas pausas donde el Maestro aclaraba dudas de los presentes relacionadas con lo practicado, o daba información referente a la cultura china y a la historia de su familia, con el fin de ayudar a un mejor comprensión de los conceptos expuestos.

Entrega de certificados

Un capítulo aparte merece la excelente organización del evento, incluyendo en esto el incansable trabajo de Paula (¿qué habríamos hecho sin tí?), quien se encargó de hacer todo lo posible para que los extranjeros nos encontráramos a gusto, y a la solícita atención de los Directores de la SBTCC, Profesores Angela Soci y Roque Severino, quienes a pesar de sus múltiples obligaciones durante el seminario, siempre estuvieron atentos a que nuestras necesidades estuvieran cubiertas.

De paseo por el barrio chino con nuestro amigo Alexis (Colombia).

Merced a esto es que los participantes extranjeros tuvimos la grata sorpresa de disfrutar una cena “fuera de programa” con el Maestro Yang Jun.

En la misma se mostró intreresado en la situación del Taijiquan en nuestros respectivos países y nos expresó su deseo de que este arte (especialmente el Estilo Yang) se difundiera por el mundo de un modo amplio y serio, alentándonos a que siguiéramos trabajando en este sentido.

Cena con el Maestro.

Huelga decir lo trascendente que fué para nosotros este encuentro, así como todo el conjunto de los seminarios.

En este camino, a veces tan arduo y solitario, que es el Taijiquan, estos eventos son “aire fresco”, que renueva y refresca los ánimos para seguir adelante.

Continuaremos participando, si El Cielo así lo dispone, de los mismos (el Maestro Yang visita Sao Paulo una vez al año), de hecho, esperamos con ansia el próximo, pero sin duda, éste, el primero, quedará por siempre atesorado en un lugar muy especial de nuestro corazón.

Leonardo Ratto

Vivencias de un curso con la Profesora Angela Soci.

agosto 19, 2011

Los días 27, 28, 29 y 30 de junio se realizó un curso de Taijiquan a cargo de Angela Soci, directora para Latinoamérica de la International Yang Family Tai Chi Chuan Association, que bajo la dirección del maestro Yang Jun tiene como objetivo transmitir fielmente el estilo Yang familiar.

Las tres primeras jornadas estuvieron dedicados al perfeccionamiento de la primera parte de la forma larga de 103 movimientos, con diversos ejercicios de calentamiento previo, así como ejercicios de Qigong, tanto estáticos como dinámicos. Y el último día fue el seminario sobre Tui Shou (empuje de manos).

La simpleza y la alegría de Angela, su soltura imponiendo la disciplina tan necesaria en la práctica, hicieron que las horas en el salón pasaran rápido y que nos fuéramos sintiendo que habíamos trabajado en serio.

El primer día, después de guiar un calentamiento y observar cómo ejecutábamos parte de la forma – y de alentarnos por la buena base que demostrábamos tener–, comenzó a mostrar y dar directivas para cada uno de los movimientos de la misma y sobre el pasaje de un movimiento a otro. Dio indicaciones externas e internas (que, naturalmente, están íntimamente relacionadas) , para lograr la postura correcta. Por ejemplo, explicó con claridad el sentido de cada movimiento y, según su intención, donde está el punto de energía, poniendo énfasis en la presencia, el estar ahí atento, haciendo todo con la intención necesaria,  buscando esa sensación que solo es posible si relajamos nuestra mente y si nos desprendemos de las tensiones corporales innecesarias en cada momento.

Así, en ese primer encuentro nos fuimos con buena parte del primer ciclo de la forma trabajado en detalle.

El segundo día habló sobre los principios básicos del tai chi chuan y concienzudamente buscamos aplicarlos en la práctica.

Asimismo, esa tarde terminamos de ver la primera parte de la forma, estudiando los movimientos restantes con tanta minuciosidad como lo habíamos hecho el día anterior. Tengo la sensación de que ese día repetimos la forma mil veces y no entiendo cómo en ese tiempo acotado pudimos hacer tanto.

El tercer día, el último dedicado a la forma, hizo una especie de resumen de todo lo trabajado en los días anteriores, recordando lo principal a tener en cuenta en los ejercicios de calentamiento y de Qigong, y por supuesto en todo lo relativo a la forma. Quiero agregar que en mi caso sus indicaciones referidas a las sensaciones internas de los principios del Taijiquan fueron sumamente esclarecedoras, y el hecho de que las fuera puntualizando todo a lo largo del seminario me ayuda a integrarlas en la práctica de este estilo en particular. Me queda la sensación de permitirme espacios internos nuevos, de evitar apretarme y de airear todo mi cuerpo, en especial las articulaciones. De crecer en mi espacio y así ocupar de una manera distinta el espacio circundante.

Con respecto al seminario sobre Tui Shou, fue breve y trabajamos lo básico del empuje de manos.

Fueron explicados los principios fundamentales de ésta práctica. Tal como en la forma, todo el cuerpo se mueve coordinada y armoniosamente, la cintura, el brazo y la mano girando en sintonía para desviar el empuje del otro, o bien al empujar y al tener que adaptarnos al desvío que nos plantea el compañero.

Practicamos empuje dirigido al pecho, en un movimiento circular horizontal; empuje arriba y abajo, a la cabeza y al vientre, haciendo un círculo vertical, y en “ocho”, movimiento que en mi caso hubiera sido necesario otro día de práctica como para poder ahora decir algo. Lamentablemente, se acababa el tiempo y Angela debía regresar a Brasil.

Volviendo otra vez a mi vivencia particular, fueron reveladoras sus indicaciones sobre cómo terminar mi empuje. Naturalmente a la defensiva, dadas mis características, al terminar mi empuje me tenso por el “ataque” que ahora se me viene con el empuje del otro. Cuando practiqué con ella volvió a decirme que al terminar el empuje hay que buscar conscientemente colocar la mano de forma de que se pueda completar el círculo. Fue increíble, buena parte del miedo de que me alcancen en el empuje, de sentirme vulnerable, no sé adónde fue a parar y la energía tantas veces puesta en defenderme pasó a buscar construir la dinámica del empuje y el desvío, a vivir la alternancia del yang y el yin.

Al final hubo un tiempo para preguntas, y terminamos conversando largo y tendido sobre diversos temas relativos a la práctica y a las distintas actividades de la escuela del maestro Yang Jun.

Inés Casamayou.

Breves reflexiones sobre la actitud ante la práctica.

enero 25, 2011

Un alumno nuevo que llegó con una alta carga de ansiedad me llevó a las siguientes reflexiones sobre algunos aspectos de la práctica de tai ji quan, y pienso que ellas pueden ayudar a incorporar los contenidos de esta disciplina, especialmente para quienes se inician.

En concreto, este alumno me pedía que lo corrigiera más cuando realizaba ejercicios en los que se trabaja respiración y movimiento de energía. Éstos tienen como objetivo concentrarse en el aquí y el ahora, tomar plena conciencia de lo que ocurre en nuestro interior. Este alumno sentía que lo llevaban a “volar”, y me pedía que lo ayudara, mediante las correcciones, a bajar a tierra. Sin embargo, cuando le propuse un ejercicio sencillo a realizar a diario –para así poder corregirlo–, me contestó que no tenía tiempo para practicar porque era una persona sumamente ocupada.

Hasta aquí la anécdota, la base de estas reflexiones.

El stress, mal de nuestros tiempos.

Es contradictorio, pero cuando necesitamos bajar la ansiedad es frecuente el rechazo a lo que nos haría bien.

Así mucha gente acude a las clases de tai ji quan porque escuchó que su práctica es beneficiosa ante problemas de ansiedad o estrés. Sin embargo, al encontrarse frente una serie de ejercicios a realizar con cierta lentitud, manifiestan que no es para ellos, que necesitan descargar más energía. Parecen no darse cuenta ni saber que justamente la principal consecuencia del estrés es un desgaste de energía que es perjudicial a la salud.

Entonces como primer punto, es necesaria la paciencia. Si en los primeros tiempos de práctica venimos muy estresados o ansiosos, podemos generar un rechazo a la sensación de bienestar. Pero de persistir practicando, esa situación no va a demorar en cambiar.

Por otra parte es bueno volver a aclarar que consideramos que los beneficios a la salud que ofrece la práctica del tai ji quan no constituyen un objetivo en sí mismo, sino son consecuencia natural de la práctica.

En segundo lugar, hay que practicar aunque más no sea quince minutos al día, todos los días.

La práctica diaria es lo que aporta salud y longevidad.

De nada sirve asistir a clase una o dos veces a la semana, donde se trabaja en pos de una relajación profunda, si luego vivimos corriendo y nos olvidamos de que ese mundo existe. En la clase siguiente tendré que recomenzar de cero. El tai ji quan es una práctica de apariencia suave y de resultados muy profundos cuando se es constante en el trabajo.

En el mismo sentido, es importante comenzar a aplicar en la vida cotidiana diversas herramientas que nos son útiles para la práctica. Sobre todo mantener una actitud atenta y relajada, controlar nuestra postura, siempre tratando de disolver las tensiones, y poner atención a que nuestra reacción a los estímulos exteriores sea lo más armoniosa posible.

En tanto arte marcial, comparte con otras disciplinas como uno de los principales objetivos lograr un crecimiento interior que nos permita mejorar nuestra capacidad de adaptación al medio en que vivimos.

Otro punto importante, debemos buscar una actitud de serenidad en la práctica, no importa cuánto tiempo se le dedique. Mejor poco pero de calidad, y no mucho y a las corridas. Cualquier ejercicio, por sencillo que sea, si lo realizamos diariamente y en la actitud correcta, aportará a mejorar nuestra práctica, y por ende nuestra salud. Lo mismo se aplica a las pretensiones; no por aprender muchos ejercicios, técnicas y estilos rápidamente vamos a lograr más beneficios. En la práctica lo importante es poder profundizar en el contenido de lo que paulatinamente vamos asimilando.

Finalmente, mirando mi experiencia a lo largo de algunos años de práctica, considero que el mejor rédito se logra al dejar de lado las expectativas de éxito a corto plazo. Me llevó algunos años comprender que el tai ji quan es un raro tesoro a descubrir poco a poco. Una especie de tesoro arqueológico; no se puede desenterrar con una pala mecánica, hay que ir descubriéndolo con mucha paciencia. Y lo maravilloso de este tesoro es que cuantas más piezas desenterramos y vamos uniendo para armar el rompecabezas, más cosas nos damos cuenta que hay por descubrir.

Víctor Pagani

Yi: el poder de la intención.

noviembre 11, 2009

Uno de los diez principios del Taijiquan, dictados por Yang Chen Fu a Chen Wei Ming, es “Usar Yi y no Li”, o bien “Usar la mente y no la fuerza”.

yang_chen_fu

Yang Chen Fu, padre del estilo Yang tal como lo conocemos.

Además de este texto, un sinnúmero de tratados clásicos acerca de este arte nos hablan de la importancia de “Yi” para la práctica, y básicamente podrían resumirse en el siguiente aforismo: “Yi mueve a Qi (energía) y Qi mueve al cuerpo”.

Como siempre que se pasa un texto del idioma chino al español, la falta de equivalencia semántica entre los ideogramas y las palabras nos plantea una barrera que impide la traducción literal de los términos. En algunos casos (“Li” y “Qi”, por ejemplo), esto no afecta particularmente la comprensión de los textos originales, pero en el de “Yi”, se presta para severas confusiones que exigen que expliquemos algunas cosas.

yi2

Yi

Si realizamos un brevísimo estudio del ideograma “Yi”, veremos que representa “la palabra del corazón” o bien “la expresión del corazón”. Esto nos habla de una mente ligada a la acción y no al razonamiento, o al decir de Víctor Becerril Montekío es “el deseo, objetivo, finalidad, idea, opinión, orientación del pensamiento”(1). Nuestra idea occidental de mente, en cambio, está estrechamente ligada a la entelequia, a la elucubración mental. Esta distinción, que puede parecer un detalle menor, es fundamental para la comprensión y, sobre todo, para la utilización de “Yi”.

Pensador

“El Pensador”, estereotipo occidental de la actividad mental

Para que “Yi” se manifieste no basta con “pensar”, es necesario que el pensamiento sea seguro, enfocado y asertivo.

Por lo antes dicho es que considero preferible traducir “Yi” como “intención”, o según las palabras del Maestro Liu Pai Lin “intención sincera del corazón”. De este modo queda especificada la necesidad de foco, de concentración de la mente, pero también el hecho de que la misma no puede contradecir los deseos y sentires del individuo. Vale decir, el pensar y el sentir deben unificarse en la acción. Esto, para nosotros, hombres occidentales modernos, con nuestras mentes vagando perdidas entre preocupaciones y pensamientos, y a quienes el inmenso ruido (interno y externo) casi no nos permite oír nuestro propios sentimientos y necesidades, suele resultarnos sumamente difícil.

Entonces, ante estas dificultades, ¿cómo usar Yi? Afortunadamente existen algunos métodos, algunas herramientas que nos permiten enfocar nuestro pensamiento de modo que Yi se exprese. Los dos principales son el traslado de la atención y la visualización.

Trasladar la atención consiste en concentrar la mente en un lugar determinado (una zona del cuerpo, o eventualmente fuera del mismo). La visualización en cambio usa elementos de nuestras vivencias cotidianas para ayudar a nuestra mente a controlar elementos más sutiles sobre los cuales no solemos tener control conciente. Todo el tiempo en la práctica de

raiz

Raíces en los pies, visualización clásica del Taijiquan.

Taijiquan usamos imágenes tales como estar suspendido desde la cima de la cabeza, tener raíces en los pies o imaginar el aire entrando y saliendo del vientre. Dichas imágenes ayudan a enfocar la mente, a afinar nuestro Yi, y son necesarias sobre todo en cuestiones que por ser ajenas a la realidad palpable, son difíciles de conceptuar (por ej: el flujo de Qi en el cuerpo).

Obviamente, para cualquiera de los métodos antes dichos es necesaria (al menos al comienzo) la orientación de un instructor que nos especifique en los diferentes ejercicios o técnicas que y cómo visualizar y/o dónde trasladar la mente. Con el tiempo el practicante podrá desarrollar sus propias imágenes y, eventualmente, cuando su Yi esté lo suficientemente desarrollado, prescindir de dichos métodos.

Por otra parte, cabe hacer algunas precisiones respecto a la visualización, para evitar malos entendidos. Visualizar no es meramente imaginar o pensar. Es necesario creer en lo que se visualiza, aceptarlo como una realidad fuera de dudas, de otro modo la mente está dividida y el Yi es débil. Por otro lado, no cualquier visualización trabaja el Yi. Imágenes como “estar en un prado frente a un río” o similares ayudan a relajar la mente y el cuerpo, pero no aportan nada al trabajo de la intención, incluso pueden favorecer la dispersión del pensamiento en lugar de su concentración.

fajing

Las proezas de los maestros de Taijiquan se deben en gran medida a la claridad y fuerza de su “intención”.

Taijiquan implica necesariamente uso de la energía interna, y para esto es indispensable el adecuado uso de Yi, esto no debe nunca olvidarse. La diferencia entre una técnica realizada “con el cuerpo” solamente y una acompañada por un correcto “enfoque” de nuestro Yi suele ser muy grande, tanto en efectividad y potencia como en comodidad de quien la ejecuta.

Por último, recuerden, si bien este “entrenamiento mental” del  Taijiquan puede resultar dificultoso y hasta molesto al principio, sobre todo para quienes busquen usar la práctica para “descansar la mente” luego de un día de preocupaciones, es indispensable para progresar en el arte. Como en cualquier ejercicio, las dificultades iniciales se irán disipando con el tiempo, si se tiene constancia y perseverancia.

Leonardo Ratto

NOTAS:

(1) – “El Dao en acción”, ediciones “Árbol editorial”, 1992, pág. 67.